El oxígeno es bueno... aun cuando no está

Harriet A. Hall
Traducido al español por Álvaro Caso.

LAS AFIRMACIONES DE LA MEDICINA ALTERNATIVA SOBRE LA EFICACIA DEL OXÍGENO NO SON CONVINCENTES- ESPECIALMENTE CUANDO EL SUPLEMENTO NO CONTIENE OXÍGENO.

El oxígeno no está solamente en el aire; también está en los estantes. Ha sido descubierto por la medicina alternativa y se vende en varias presentaciones en el mercado de los suplementos alimenticios. Cuando era residente, solíamos decir en broma que había cuatro reglas básicas de la medicina:

  1. El aire se mueve hacia adentro y hacia fuera.
  2. La sangre da vueltas y vueltas.
  3. El oxígeno es bueno.
  4. El sangrado siempre se detiene.


Atomizador de Vitamina 'O' estabilizada

La medicina alternativa se ha pegado a la regla numero tres y no se suelta. La razón, aparentemente, es que el oxígeno es necesario para la vida; por lo tanto, más oxígeno debería hacernos más saludables. De qué manera se relaciona esto con las afirmaciones de la medicina alternativa sobre los antioxidantes no está claro, pero eso es irrelevante.

EL OXÍGENO ES BUENO, así que deberíamos agregarlo a nuestros refrescos, y respirarlo en bares de oxígeno. Llévese un tanque de oxígeno a su casa, se sentirá mejor; los comerciantes de oxígeno también se sentirán mejor. El Dr. Andrew Weil, conocido gurú de la salud en Estados Unidos, aconseja a sus pacientes con fatiga crónica que le pidan a su médico una receta para tener, a prueba, un tanque de oxígeno en su casa. ¡Claro! ¿Por qué no? El dinero que pagan por el tanque, literalmente se desvanecerá en el aire, ¿pero a quién le importa? EL OXÍGENO ES BUENO

Ignórese el hecho de que es fácil averiguar si Ud. necesita oxígeno -midiendo la saturación de oxígeno en la sangre- con esa-pincita-que-le-ponen-en-el-dedito (conocida como oxímetro de pulso). ¿Qué importa si su sangre ya está saturada de oxígeno? EL OXÍGENO ES BUENO. Si su nivel de saturación de oxígeno es un poco menor del 100%, no hay evidencia de que elevarlo ayudará en algo; si su nivel de saturación es mucho menor y usted sí necesita oxígeno, cualquier médico competente debería haberlo diagnosticado sin problemas… Pero llévese un tanque a su casa de todos modos: EL OXÍGENO ES BUENO. ¿Está empezando a sonarle como mantra? Debería; estoy hablando de una creencia religiosa, no de ciencia.

Terapias de Oxígeno

Respirar oxígeno es aburrido; cualquier animal puede hacerlo. ¿Por qué no beberlo? La medicina alternativa ha encontrado maneras de usar el oxígeno en forma líquida. No, no se trata de oxígeno líquido, eso sería verdaderamente refrescante (a unos -150° C). Podría Ud. comprar un sistema de enfriamiento de agua para su casa, que infunde oxígeno al agua del grifo, por unos 1.600 dólares, y podría usted llamarlo "oxígeno líquido". O podría usar sustancias que liberan oxígeno. El ozono libera oxígeno. También lo hacen el peróxido de hidrógeno y los compuestos de cloro. Todas ellas son sustancias corrosivas, pero si las mezcla con algún líquido y se las bebe, liberarán burbujitas amigables de oxígeno en su estómago, y el efecto corrosivo se verá aminorado por la dilución. La corrosión puede ser mala, pero EL OXÍGENO ES BUENO.

Aquellos que recomiendan el peróxido de hidrógeno encontraron que hace maravillas en todo, desde la esclerosis múltiple y el cáncer, hasta las hemorroides y el resfriado. Se bañaron en él, se lo tomaron, se lo inyectaron intravenoso, y se lo bombearon por el recto. Nunca reportaron efectos adversos. Por otro lado, la literatura médica reportó que el peróxido de hidrogeno causó muertes por aeroembolia, gangrena, convulsiones, infarto y otras complicaciones. ¿Cómo es posible? ¿No sabían esos científicos que EL OXÍGENO ES BUENO?

¿Podría el oxígeno curar el cáncer y el SIDA? Intentaron las enemas de ozono. Intentaron el oxígeno a presión en una cámara hiperbárica. Incluso pusieron en coma a pacientes con cáncer mediante sobredosis de insulina con la esperanza de que, de alguna manera, regulara el flujo de oxígeno a las células cancerosas. Los científicos insistieron en que no había prueba de que estas terapias funcionaran, pero no podían probarle a los creyentes convencidos que NO funcionan. Los científicos insistieron en que estas terapias podían ser dañinas, pero ¿cómo algo tan natural como el oxígeno puede ser malo? EL OXÍGENO ES BUENO.

Los inventos no se quedaron atrás. La ciencia alternativa encontró una manera de poner oxígeno "eléctricamente activado" en el agua. Nadie sabe qué es el oxígeno "eléctricamente activado", pero suena impresionante. EL OXÍGENO ES BUENO y si es activado debería ser aun mejor.

Una vez que ha sido activado en el agua, Ud. puede tomarlo cómodamente y sin riesgos en forma de gotas. Puede ponerse unas gotas bajo la lengua o diluirlas en un vaso de agua y se sentirá mejor. Por supuesto, el oxígeno que contienen unas cuantas gotas de agua es muchos órdenes de magnitud menor al que contiene cada respiración. Por supuesto que el oxígeno no se absorbe por el estómago. Pero los peces obtienen su oxígeno del agua, y si ellos pueden nosotros también, con o sin agallas. EL OXÍGENO ES BUENO. Recomiendan que Ud. se lo beba, que haga gárgaras, que lo atomice por la nariz, que lo atomice en las heridas y en las plantas de su casa, en las verduras, pollo, mariscos y puerco para descontaminarlos. Puede incluso usarlo como una alternativa natural a los antibióticos, o dárselo a su perro para evitar su mal aliento. EL OXÍGENO ES BUENO- para casi todo.

La venta de oxígeno sin oxígeno

Han aparecido en el mercado varias marcas de oxígeno activado, cada una mejor que las demás. Finalmente apareció una compañía con la mejor de todas las ideas hasta el momento. Venden agua con un poco de sal y algunas trazas de minerales por 10 dólares la onza (unos 30ml), y simulan que tiene oxígeno activado.

La compañía Rose Creek Co. comercializa agua "oxigenada" que no contiene oxígeno. La propia compañía lo dice. En realidad dicen que contiene oxígeno que "no puede ser detectado" en el laboratorio. Su excusa es que los aparatos de precisión no pueden medir por arriba de 40 partes por millón de oxígeno. Supongo que si se sirven una jarra completa de café en la taza, ésta permanece vacía; y que si inflan las llantas de más crean un vacío. Esto probablemente tiene que ver con la homeopatía o con una realidad alternativa. EL OXÍGENO ES BUENO aun cuando no lo detecten los laboratorios.

Lo llamaron "Vitamina O". Dijeron que evitaría y curaría de modo efectivo las enfermedades respiratorias, los dolores de cabeza, las infecciones, la gripe, el resfriado e incluso el cáncer. Dijeron que regula el metabolismo, ayuda la digestión, relaja el sistema nervioso, aumenta la energía, promueve el sueño reparador, y agudiza la memoria y la concentración. Vendían 50.000 botellas al mes hasta que la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos (FTC) les arruinó la fiesta. En un acuerdo consensuado se les obligó a pagar 375.000 dólares por daños a los consumidores y a dejar de hacer afirmaciones falsas. Se les prohibió "hacer cualquier insinuación injustificada de que la efectividad de la Vitamina O ha sido demostrada por estudios o investigaciones médicas o científicas".

Cambiaron el nombre de la compañía por R-Garden Inc. y modificaron sus anuncios, pero no les bastó. Sabían que EL OXÍGENO ES BUENO (definitivamente era buen negocio) y querían algún estudio científico para poder sacarle la lengua a la FTC, así que contrataron al primer científico que encontraron, que pudiera dejar de reírse el tiempo suficiente para hacer algunas pruebas. Tuvieron que conformarse con un antropólogo. Se le ocurrió que el oxígeno faltante (ese que ya no estaba en el agua), debía aumentar los niveles de oxígeno en la sangre de personas anémicas, así que decidió medir la presión parcial del oxígeno y el bióxido de carbono en la sangre arterial (PaO2 y PaCO2), con la hipótesis de que ambos aumentarían con la "Vitamina O", pero no con un placebo.

Lo que sigue es moderadamente técnico así que se puede pasar por alto este párrafo y el siguiente si así lo desea. Si Ud. está anémico, tiene menos hemoglobina para transportar oxígeno. Pero los gases disueltos en la sangre no tienen nada que ver con la hemoglobina o la anemia. PaO2 y PaCO2 (las presiones parciales) miden la presión que cada gas ejerce. No miden la cantidad de oxígeno transportado por la hemoglobina. Es posible aumentar un poco la PaO2 a través de la hiperventilación, pero esto bajaría la PaCO2.

Los pacientes anémicos no tienen la PaO2 baja. En este estudio, todos los pacientes anémicos tenían PaO2 bajas. Esto no le resultó extraño al investigador. Cuando los pacientes tomaron "Vitamina O" su PaO2 subió, pero en la mayoría de los casos no llegó a niveles normales. Un par de ellos desarrollaron presiones parciales por arriba de 100 mm Hg, lo cual se supone es imposible en una atmósfera normal sin hiperventilar seriamente. Tampoco notó nada extraño en esto. Por otra parte, también descubrió que la PaCO2 subía tanto como la PaO2. Normalmente esto indicaría hipoventilación, posiblemente debida a una severa enfermedad pulmonar, pero no se alarmó. Pensó que eliminaría más desperdicios nocivos y probablemente causaría "mayor juventud, mayor movilidad, mejor circulación, claridad mental agudizada, funciones cardíacas y pulmonares mejoradas, y energía física mejorada". (¿Perdón?) Por supuesto en varios pacientes la PaCO2 bajó cuando la PaO2 subió, pero esto no lo molestó. Aparentemente cree, al igual que Ralph Waldo Emerson, que la consistencia es una tontería que aflige a las mentes pequeñas.

Concluyó que había probado definitivamente que el oxígeno estaba presente en la "Vitamina O". En otras palabras, si uno encuentra niveles anormales de gases en la sangre, y varían de modo que la variación no esté causada por un incremento en la ingesta de oxígeno, eso prueba que la ingesta de oxigeno aumentó, lo cual demuestra que el aumento en la ingesta de oxígeno tenía que provenir de la "Vitamina O". Su lógica no estaba funcionando mejor que sus analizadores de gases en sangre.

Todos sus sujetos de investigación eran hutteritas, miembros de una secta anabaptista que viven comunalmente en grupos de entre 60 y 150 personas, en granjas colectivas, principalmente en el oeste de Estados Unidos y Canadá, y que permanecen aislados del resto de la sociedad. No explicó cómo los persuadió de no permanecer aislados de sus experimentos. Señaló que no fue necesario "ningún protocolo ni ninguna forma de consentimiento informado" debido a que el ministro de culto en jefe, podía tomar todas las decisiones a nombre de su rebaño y ordenarles que cooperaran. Por lo visto los hutteritas son mejores sujetos de experimentación que los prisioneros, porque de los prisioneros sí es necesario obtener su consentimiento informado. No se molestó en hacer análisis estadísticos de sus datos. No proveyó ninguna referencia. No esperaba que nadie tratara de replicar sus resultados. En lo que a él concernía, su experimento definitivo había probado de una vez por todas que hay oxígeno en la "Vitamina O". Rompió casi todas las reglas de la experimentación científica. Después de todo, no estaba buscando la verdad científica sino poner suficientes palabras en un artículo para cumplir con los requerimientos de la FTC.

En otro estudio, el mismo investigador descubrió una incidencia increíblemente alta del Síndrome de Fatiga Crónica entre los hutteritas. Y descubrió que la "Vitamina O" aliviaba los síntomas mejor que un placebo. En el informe de ese estudio, ofreció una intrigante descripción de su método experimental:

"Las tres características principales de este enfoque para evaluar la eficacia de substancias naturales hechas por el hombre [sic] fueron empleadas aquí: aleatoriedad, ceguera y medición de resultados predeterminados."

No sé que es una sustancia natural hecha por el hombre; estoy de acuerdo en que algún tipo de ceguera estaba operando; y si los resultados estaban realmente predeterminados, eso explica muchas cosas.

En esencia, la compañía financió estudios que pretendían ser científicos para poder fingir que habían demostrado que el pretendido oxígeno realmente está en su producto (y que realmente funciona). Este tipo de pensamiento difuso es típico de los promotores de la medicina alternativa. Proponen mantener la salud con tratamientos preventivos, naturales y cuya efectividad no ha sido probada, y desconfiar de tratamientos de la medicina convencional cuya efectividad sí ha sido probada. Se aprovechan de los miedos a la contaminación, a los aditivos en los alimentos, a los pesticidas y a los efectos secundarios de los fármacos. Juegan a hacer ciencia para apaciguar a sus críticos, pero no creen realmente en la ciencia: creen que tienen acceso a la verdad por medio de la intuición. Raramente refutan una teoría o reportan resultados negativos; pocas veces buscan explicaciones alternativas, sugieren que hacen falta más estudios para confirmar resultados, o buscan revisiones de pares. Creen en la habilidad del cuerpo de curarse a sí mismo comunicándose con las fuerzas vitales del universo. ¿Cómo puede la ciencia entender estos complejos fenómenos holistas? Los científicos no son siquiera suficientemente inteligentes para vender agua por $10 dólares la onza.

La ciencia no lo sabe todo. La intuición cuenta algo ¿o no? Hay más formas de saber que las que los científicos pueden imaginar. Y, de todos modos, ¿no es deslucida la verdad científica? Newton contradijo a Copérnico, y Einstein contradijo a Newton. Los paradigmas son inestables. Eventualmente los científicos tendrán que abandonar sus teorías materialistas y comprenderán que el universo no es más que una gran mente interconectada por un continuo cósmico, cuántico, inefable de estos-o-aquellos.

Los promotores de la terapia alternativa de oxígeno no se convencerán nunca de que no sirve. Como explica Lewis Carroll en Alicia en el País de las Maravillas, con la práctica se perfecciona:

"Uno no puede creer cosas imposibles."
"Me atrevo a decir que no has practicado mucho" dijo la reina.
"Cuando tenía tu edad lo hacía media hora diaria. ¡Vaya! he llegado a creer hasta seis cosas imposibles antes del desayuno."

La "Vitamina O" aún está a la venta. Los testimonios abundan. No se puede discutir con los creyentes convencidos. EL OXÍGENO ES BUENO.

Lecturas ulteriores

Acuerdo Consensuado FTC Publicación electrónica en www.ftc.gob/os/2000/05/index.htm

Barrett, Stephen. "La FTC ataca "Aseveraciones de oxígeno estabilizado"" Publicación electrónica en www.quackwatch.org/04ConsumerEducation/News/vitamino.html

Cargos de la FTC. Publicación electrónica en www.ftc.gob/os/1999/9903/rosecreekcmp.htm

Hall, Harriet 2003. "Un intento fallido de demostrar que hay oxígeno en la 'Vitamina O'." The Scientific Review of Alternative Medicine (7) 1:29-33.

Heinerman, John. "Demostrando la existencia de oxígeno elemental en un suplemento nutricional ("Vitamina O") por medio de análisis de gases en la sangre en hutteristas a los que se les administró tratamiento o placebo" Publicación electrónica en www.rosecreekvitamino.com/original_research2002.html

Heinerman, John. "Suplementación con oxígeno eléctricamente activado mejora selectivamente la eficiencia energética en hutteristas con síntomas clásicos de síndrome de fatiga crónica" Publicación electrónica en www.rosecreekvitamino.com/chronic_fatigue.html

Marks, Stan. "¿Vitamina O?" Publicación electrónica en www.rgarden.net/forms/stanmarksinterview.htm

Sobre el autor

Harriet Hall, M.D., es medico de familia retirado y ex cirujano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. E-mail: harriethall@comcast.net.


CSICOP
Pensar es propiedad del CSICOP, Committee for the Scientific Investigation of Claims of the Paranormal. Todos los derechos reservados sobre el contenido, diseño y material expuesto en este sitio web. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización. © Pensar 2003.
Skeptical Inquirer