El mito de los platillos volantes

Por Luis A. Gámez

Luces en los cielos. Todo lo que siempre quiso saber sobre los ovnis. Ricardo Campo Pérez, 2003. Prologado por Vicente-Juan Ballester Olmos. Editorial Benchomo. La Cuesta (Tenerife). 231 páginas. 9 euros.


Escribir un libro sobre el fenómeno ovni no es tarea fácil. Son tantos los factores que entran en juego a la hora de analizar la creencia en las visitas de seres extraterrestres -psicológicos, sociológicos, históricos- que abarcarlos todos resulta prácticamente imposible. Aún así, hay obras -como Veredicto ovni, de Robert Sheaffer- muy acertadas, si bien la mayoría han sido escritas desde un punto de vista estadounidense. Ricardo Campo (Santa Cruz de Tenerife, 1965) ofrece ahora una acertada síntesis del estado de la cuestión desde otra perspectiva en Luces en los cielos, el trabajo sobre los OVNIs que más ha interesado a este crítico desde Entre ufólogos, creyentes y contactados (1993), de Ignacio Cabria.

Luces en los cielos es una obra corta pero densa, en la cual Campo, filósofo y miembro de la Fundación Anomalía, disecciona no sólo lo que es la creencia en los platillos volantes, sino también el funcionamiento de la comunidad ufológica y el porqué hay que hablar de una creencia, y no de una ciencia o protociencia. Todo ello ilustrado con multitud de ejemplos en los que el autor deja bien claro que nuestro sistema perceptivo dista mucho de ser fiable al cien por cien y que los ufólogos comerciales buscan el negocio, y rara vez anteponen la verdad a sus intereses económicos. No es éste un libro que vaya a agradar a quienes viven de engordar las historias de platillos volantes.

Comparto con Campo el diagnóstico que hace del fenómeno ovni: "Unas pocas observaciones extrañas a finales de los años 40 en los Estados Unidos se convirtieron en una creencia popular generalizada a todo Occidente, en particular a la 'americanosfera'". Es algo evidente, pero que no viene mal repetir para que aquellos que se aproximan por primera vez al mito sean conscientes del carácter norteamericano de la creencia y de cómo sus presupuestos básicos se establecieron en los primeros años, desde el origen extraterrestre hasta la conspiración gubernamental

Campo divide su análisis en cuatro partes, dedicadas a resumir lo que se conoce como fenómeno OVNI, hablar acerca de los estímulos que provocan confusiones, retratar a la comunidad ufológica y razonar sobre por qué nos encontramos ante un mito. No quedan bien parados los comerciantes de misterios, a quienes el autor pone en evidencia mostrando, por ejemplo, cómo han mentido para intentar desacreditar el proceso de desclasificación de información ovni de origen militar en España.

Aunque la obra narra algunos casos de apariciones de platillos, Campo no cae en la trampa de convertirla en una sucesión de observaciones extrañas, ya sean explicadas o inexplicadas, porque sabe que pocas cosas hay tan aburridas como una relación de "hechos OVNI". Para cualquiera que lea tres relatos de visiones de luces en los cielos, el patrón es evidente; y lo mismo pasa con los llamados aterrizajes y con las abducciones. Quizá la ufología esté a la baja desde hace años porque el mito se ha asentado entre nosotros hasta tal punto que las colecciones de anécdotas ya no sorprenden a nadie, a pesar de lo cual siguen siendo la esencia de una literatura ufológica en la que la reflexión es una rara avis.

Sobre el autor

Luis A. Gámez es periodista, representante de Pensar en España, y titular del blog Magonia.

© Pensar 2006 | Principal | ¿Quiénes somos? | Suscripciones | Contacto |

Pensar es propiedad del CSICOP, Committee for the Scientific Investigation of Claims of the Paranormal. Todos los derechos reservados sobre el contenido, diseño y material expuesto en este sitio web. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.